Posts Tagged ‘puerros’

¿Eres tan amable…?

20 marzo, 2016

pate_Setas

 

– ¿Eres tan amable de alcanzarme el sésamo, que está demasiado alto para mi?

– Hombre, yo te lo alcanzo, guapetona, porque soy majete y además no me cuesta ná. Pero amable, amable, lo que se dice amable… no lo sabrás hasta que nos conozcamos mejor, al menos hasta que desayunemos juntos.

¡Malditos tipos desgarbados de letras!, ¡No te pasan una!

—————————————————————

Paté de setas shiitake

Salen unos 7 tarros de 130 gr.

80 g de setas shiitake deshidratadas
1 cebolla pequeña
1 puerro pequeño
1 cucharadita de jengibre fresco rallado
2 dientes de ajo
2 cucharadas de salsa de soja
4 cucharadas de aceite de oliva
1 limón
sal y pimienta negra
semillas de sésamo (opcional)
un puñadito de nueces, almendras o avellanas (opcional)

Pon las setas deshidratadas en remojo con agua muy caliente en un recipiente o un tupper mediano (suficiente agua como para cubrirlas, aunque en un principio floten). Tápalo y deja que se hidraten 30 minutos al menos.

Saca las setas una vez hidratadas, escurriéndolas un poco. No tires el agua, resérvalo.
Corta las setas en tiras finas.
Pela los ajos y pícalos muy finos o pásalos por un machacador de ajos.
Pica finamente la cebolla y el puerro.

Calienta el aceite en una sartén mediana a fuego medio y saltea el ajo, la cebolla y el puerro. Cuando empiecen a dorarse añade las setas shiitake cortadas y saltéalo todo junto 2-3 minutos. Agrega una pizca de sal y pimienta negra, la salsa de soja y el jengibre y mézclalo bien. Cuando veas que se doran las setas puedes añadir el sésamo (es opcional), saltéalo un minuto más y sácalo a un recipiente para batir o al vaso de la batidora.

Añade a las setas 1 cucharada del agua en el que reposaron, la ralladura de la piel del limón, el zumo de medio y los frutos secos (es opcional), y bátelo todo junto 2-3 minutos. Puedes añadir más agua de las setas si ves que la mezcla es demasiado espesa. Sigue batiendo hasta que consigas una pasta bastante homogénea. Pruébalo y rectifica de sal si fuese necesario.
Sírvelo templado o frío.

Las setas shiitake tienen muchísimo sabor, y el agua en el que las hidratamos se puede guardar y utilizar como caldo, es muy aromático y guarda una buena parte del sabor de las setas, por eso os recomiendo que cuando las escurráis no tiréis el agua, sino que lo aprovechéis para batir los ingredientes o para caldos, arroces, pasta….

Si quieres envasarlo hazlo en caliente, con los tarros esterilizados y añadiendo antes de cerrarlos unas gotas de aceite de oliva para formar una capa protectora en la superficie. Coloca los tarros cerrados al baño maría para hacerles el vacío durante 20 minutos, como es habitual.

Anuncios

La belleza

17 mayo, 2012

La belleza surge cuando la forma se adecúa a la función, decía uno de mis profes de diseño (ese si que era un bellezón, por cierto).
Y yo, en general, estoy de acuerdo. Pero sólo cuando miro el lado práctico de la vida, lo que es casi patológicamente habitual en mi.

Pero a veces, las menos, la belleza también surge porque sí. Generalmente, en esos casos, está en los ojos con que se mira:
Puede residir en uno de esos verdes imposibles que sólo se ven en La Cumbre de Gran Canaria tras la lluvia (tan brillante que duele), en una mirada lasciva en el momento adecuado (de esas en las que se puede freir un huevo de puro calientes), en las carcajadas que no se pueden contener, en las madrugadas insomnes gracias a un libro que te engancha, en los proyectos vitales que, salgan o no bien, nos enseñan un montón de cosas…

Surja de donde surja,la belleza es una de esas cosas que hacen que la vida resulte sabrosa y que esperemos ansiosos el siguiente bocado. Una de esas cosas que hacen que lo demás valga la pena, aunque se comporte, la mayoría de las veces, como una zorra esquiva.

————–

Frittata con puerro y pesto de espinacas

Raciones:4 pinchos

2 patatas medianas
2 puerros
5 huevos M
Sal
Pimienta
aceite

Para el pesto:
Un puñado de hojas de espinaca frescas
Media taza de almendras crudas
Media taza de queso rallado
Ajo al gusto
Aceite de oliva
Sal

Pelar, lavar y cortar la patata como para tortilla.
Lavar y cortar el puerro en mirepoix (cuadrados irregulares de aprox 1,5-2 cm de lado).
Cocer la patata y el puerro en agua con sal durante 5 minutos a fuego vivo.
Escurrir y reservar.
Batir los huevos y añadir las verduras escurridas, la sal y la pimienta.
En una sartén u olla que se pueda meter al horno, añadimos un poco de aceite y vertemos la mezcla.
Mientras tanto poner a precalentar el horno a 200 grados.
Dejar a fuego suave la frittata hasta que 3/4 estén cuajados.
Pasar la sartén al horno sin darle la vuelta a la frittata, hasta que la superficie esté cuajada y dorada.

Pesto de espinacas:
Mientras la frittata cuaja poner en la batidora todos los ingredientes del pesto y batir hasta conseguir una crema suave que serviremos de acompañamiento.

La frittata es una variante muy suave de la tortilla de patatas (aunque en este caso hemos añadido también puerro), con la particularidad de que no hay que freír la patata y contiene mucho menos aceite.

Mon Côte Punk

25 diciembre, 2010


Se dice que no se puede hacer una tortilla sin romper algunos huevos… supongo que es lo que piensan quienes dirigen nuestros destinos cuando desprecian nuestro intelecto y nos la intentan meter doblada, una y otra vez; pero claro, es que los innombrables son los nuestros.

Pero se equivocan, señores, eso duele; y nuestro umbral de dolor está llegando a su límite. Cada vez somos más los que nos regocijamos pensando en los remordimientos que no tendremos.

Atención, que estamos entrenandonos para ser malos: es que Papa Noel nos ha dejado un lado punk que estamos deseando estrenar.

———————

Tortilla de patatas sin huevo

2 patatas medianas
media cebolla
1 puerro, la parte blanca
aceite de oliva
8 pimientos de piquillo asados
margarina
sal
pimienta

Cocer las patatas limpias y enteras (con piel) en agua con sal hasta que estén tiernas.
Refrescarlas, pelarlas y rallarlas para que quede un puré tosco.
Se puede seguir haciendo la tortilla entonces, pero liga mejor si dejamos este puré enfriando en la nevera de un día para otro.
Picar finamente la cebolla y el puerro.
Ponerlos en una sartén con un chorrito de aceite a fuego medio-bajo hasta que se pochen.
Escurrir los pimientos y trocearlos.
Añadirlos a la sartén y darles una vuelta.
En un bol, salpimentar el puré de patata y añadirle el contenido de la sartén lo más escurrido posible.
Mezclar bien para que quede homogéneo.
En una sartén limpia ponemos una cucharadita de margarina y cuando esté derretida y repartida por toda la superficie añadimos la mezcla de patata.
Nos ayudamos de una cuchara para presionar la masa y que coja la forma de la sartén.
Cocemos a fuego medio durante 5-10 minutos.
Le damos la vuelta con la ayuda de un plato, añadiendo otra cucharadita de margarina antes de voltearla.
Cocemos otros 5-10 minutos hasta que esté dorada.

Esta es una de las muchas maneras de hacer una tortilla de patata sin huevo; el sabor es distinto a la tortilla de huevo (hay otras maneras de hacerla que se parecen más en sabor) pero a cambio, tiene muchísima menos grasa, al utilizar patata cocida.

Aún no hablo con siglas…

22 agosto, 2010

Después de tantos años viviendo en pareja me doy cuenta de que se leer un mapa, conozco el apellido del creador de Linux, entiendo algunos (gracias a dios no todos) chistes matemáticos complejos, soy capaz de calcular con una cierta facilidad si un número es primo o no (y, ¡oh, cielos!, me divierte)…

Además tengo respuestas hirientes a la par que ingeniosas para muchas situaciones vitales, he encontrado maneras de cocinar las verduras para que un carnivoro disfrute con ellas y ya no tropiezo con mi sombra cada dos por tres…

Creo que hay gente que piensa que es la evolución normal cuando se vive en pareja, eso de desarrollar habilidades desconocidas; pero a veces, cuando me encuentro a mi misma pegandole al saco de boxeo (SU saco, tendría que decir), empiezo a preocuparme

———————–

Pastel de queso y puerros
Raciones: 5

300 gramos puerro
100 gramos queso Idiazábal
0.5 litro leche
100 gramos miga de pan
4 huevos
aceite de oliva virgen extra
sal
pimienta

Lavar y cortar los puerros en trozos de 3 o 4 cm.
Cocerlos hasta que estén blandos, escurrirlos bien y volver a cortarlos, esta vez muy finamente.
Rehogar unos minutos con un poco de aceite.
Poner la leche a calentar y, antes de que rompa a hervir, añadir la miga de pan y remover bien.
Se deja enfriar un poco y se vierte sobre los puerros rehogados.
Añadir el queso previamente rallado, los huevos batidos como para tortilla y salpimentar al gusto.
Mezclarlo todo muy bien.
Verter la mezcla en un molde previamente engrasado y meter en el horno precalentado a 200º, dejándolo hasta que el pastel suba y se dore.
Se puede tomar caliente o del tiempo, acompañado de cualquier ensalada.

Oh, ingrato

7 agosto, 2010

Mirarse en al espejo puede ser una experiencia agotadora o sencilla y cotidiana, todo depende del café de la mañana.

Porque hay días que una se mira y no reconoce su cara en el espejo, los ojos que nos miran no son, no pueden ser, los nuestros. No hay brillo, no hay color, somos en blanco y negro; o peor aún, en sepia. Hay días en que el melón oval que nos contempla con los ojos tapiados, la boca cosida y las orejas taponadas no tiene nada que ver con quien somos; como si fuera una máscara fija. En esos momentos parece que lo único que nos une a ese ser informe es el hecho de que respira a nuestro ritmo, que hace muecas imitando nuestras bobadas intimas enfrente del espejo.

Otras veces ni siquiera nos vemos cuando nos miramos; sólo comprobamos que la imagen reflejada tiene todo lo que se supone que tiene que tener y seguimos adelante con la vida.

Hay momentos, sin embargo, que nos vemos reflejados con todos los matices, con todo lo que hemos sido y lo que queremos ser. Esos son los que nos impulsan a seguir con la costumbre de mirarnos, a ver si por casualidad nos encontramos.

—————-

Crema de melón y puerros
Raciones: 4-5
500 gramos melón
200 gramos puerros
300 gramos patatas
1 litro agua o caldo blanco
1 cebolla
1 decilitro nata líquida
Aceite oliva
sal
mantequilla

Pelar y cortar el melón en dados pequeños.
Limpiar los puerros, desechar la parte más verde y cortar en rodajas la parte blanca.
Pelar y trocear la cebolla y las patatas.
Calentar un poco de aceite y de mantequilla en una cazuela.
Agregar los puerros y la cebolla y sofreírlos a fuego medio unos minutos, vigilando que no cojan color.
Incorporar las patatas y el melón y rehogarlos un par de minutos.
Cubrir con el agua o caldo.
Llevar a ebullición y cocer durante 20 minutos.
Salar si es necesario.
A continuación añadir la nata líquida, dejar que arranque de nuevo el hervor y apartarlo inmediatamente del fuego.
Dejar que se enfríe un poco y triturar. Pasar la crema por el chino para que quede bien fina.
Reservar en la nevera y servir bien fría, acompañada picatostes o un poco de melón rallado.