Posts Tagged ‘mermelada’

¡Ah! ¡Picarona!

2 abril, 2013

mermeladafresaychocolate

¿Habéis visto la peli Fresa y chocolate?

Bien, pues… ¿porqué elegir pudiendo tenerlo todo? Eso sí, con un poquito de picante….

——————–

Mermelada de fresa y cacao

1 Kg de fresas ya limpias
400 gr de azúcar
2 manzanas maduras
La ralladura de un limón
2 cucharadas soperas colmadas de cacao amargo
Una punta de cayena molida

Lavar, quitar el pedúnculo y trocear las fresas de manera que una vez limpias lleguen a pesar un kg.
Lavar las manzanas, descorazonarlas y trocearlas; no hace falta pelarlas, pero podéis hacerlo si no os agrada encontrar tropezones.
Poner ambas cosas en la olla, junto con la ralladura de limón y cubrir con el azúcar, removiendo hasta que sea homogéneo.
Guardar la olla en la nevera y dejar reposar al menos un par de horas (incluso una noche completa) para que la fresa suelte su jugo.
Poner a fuego fuerte hasta que hierva y después cocinar a fuego medio durante, al menos, media hora.
Dar un golpe de batidora o pasarlo completamente, dependiendo de si os gusta o no encontrar trocitos.
Verificar la consistencia de la mermelada sacando un poco en un platito y dejándola enfriar, si aún está demasiado líquida continuar la cocción hasta encontrar el punto adecuado.
Añadir el cacao amargo y la cayena en polvo (poca, la suficiente para que se note sin ser protagonista) y mezclar muy bien.
Cocer durante 5 minutos más y apagar el fuego.
Envasar en tarros y hacerles el vacío al baño maría como de costumbre.

Dejar enfriar, etiquetar y guardar en la despensa.

Podemos tomar esta mermelada como tal o acompañando témpuras de verdura, o como sustituto del aliño de algunas ensaladas.

Princesita

19 enero, 2011

No se que hacer; han dado las doce y los harapos se han convertido en mi modelito de diseño, la calabaza es otra vez mi cochazo (aunque los dichosos Manolos de cristal siguen encojiendo mis deditos) y lo que antes eran varios simpaticos ratoncitos vuelven a ser los estirados de mis asistentes…

Así no hay manera de ligarme al jardinero… maldita lucha de clases!

———————-

Mermelada de calabaza

900 gr de calabaza
300 gr de azúcar
1 cucharada sopera de jengibre fresco, rallado
zumo de un limón
1 palo de canela

Limpiar de pepitas la calabaza, la pelamos y cortamos en daditos pequeños.
La mezclamos bien con el azúcar y dejamos reposando toda la noche.
Al día siguiente habrá soltado todo su líquido.
Poner al fuego junto con la canela, el jengibre rallado y el zumo del medio limón, primero a fuego fuerte hasta que hierva y luego bajaremos a fuego lento.
Remover con cuidado de que no se pegue y le daremos unos golpes de batidora para que se deshaga un poco la calabaza, pero con cuidado de no triturarlo todo.
Dejar la mermelada durante unos 45-60 minutos hasta que tenga consistencia de mermelada.
Poner en botes previamente esterilizados al baño maría para que se conserven entre 6meses-1 año o boca abajo durante 24h para que se conserven hasta 3 meses.

Pequeños placeres

25 agosto, 2010

Como bien me recordaba Anat hace unos días, la vida está plagada de insignificantes placeres que pueden ponernos una sonrisa en la cara en el momento más insospechado. Hice una lista entonces y voy a ampliarla un poco más ahora:

Me gusta hacer listas y tachar cada cosa cuando ya está hecha.
Me gusta mirar a los hombres desgarbados y olfatear a las mujeres que huelen a vainilla.
Me gusta el otoño.
Me gusta comerme el pico del pan recién comprado.
Me gusta que me señalen los detalles que se me escapan.
Me gusta el mar en todas sus variantes.
Me gusta ponerme reglas chorras y saltarmelas.
Me gusta llegar la primera a una cita y quitarle importancia cuando los demás llegan tarde y se excusan por hacerme esperar.
Me gustan tanto las palabras con doble sentido como el silencio cuando no hay nada inteligente que decir.
Me gusta que Javi me llame macarra, que Alfredo me llame ¡rubia! y que Luís me llame Marilyn
Me gustan los problemas porque la gracia está en buscar soluciones.
Me gustan las frambuesas.
Me gusta que a los que quiero les guste mi sonrisa.
Me gusta la sensación de quedarme dormida mientras escucho o leo una historia.
Me gusta hablar muy bajito cuando alguien me grita.
Me gusta comerme las zanahorias dejando el corazón dulce para el final.

Pero no me gusta demasiado que la gente me conozca, así que no se muy bien porque escribo esto.

———————-

Mermelada de zanahoria

400 gramos zanahorias
1 limón
100 gramos azúcar
cardamomo; molido

Limpiar y pelar las zanahorias.
Ponerlas a cocer en una cazuela hasta que estén tiernas.
Escurrir bien y pasar por la batidora.
El puré obtenido se coloca de nuevo al fuego con el zumo del limón, cardamomo molido al gusto y la ralladura de medio limón.
Añadir el azúcar y cocer el conjunto hasta que la mermelada coja consistencia, removiendo de vez en cuando.
Se puede comer entonces, fría o caliente, o hacer conservas caseras.

Para hacer conservas llenar los tarros (bien limpios) hasta dos centimetros del borde, los cerramos bien y los cocemos al baño maría durante 30 minutos. Dejar enfriar, etiquetar y guardar en la despensa.

Se consume fría como acompañamiento de pan tostado o bollería, o caliente como guarnición de platos de carne, caza, foie o magret de pato.