Archive for the ‘sopas frías’ Category

Personajillos

19 octubre, 2010

Cuando voy de visita a algunas casas ajenas cabe la posibilidad (cada día más remota, porque cada vez conozco a gentes más interesantes) de que me encuentre intentando mantener una conversación tranquila en la cocina mientras en el salón vociferan una serie de extraños personajes que viven de gritar sus opiniones por la tele. Parece que el país entero acaba de sacar a pasear al perro, ha pisado sin querer algo maloliente y se lo está limpiando justo allí, en el salón de cada casa.

Oirles resulta alucinante, pero verles aún más; acalorados y encendidos (la vena del cuello hinchada, las caras rojas como tomates) dispuestos a no solo no escuchar, si no ni tan siquiera a dejar que el otro hable… mientras se amenazan unos a otros con el dedo y gritan barbaridades pasándose por los innombrables el tímido gesto del moderador.

Lo malo es que luego se acaba la crónica política del telediario, apagas la tele y… esa gente sigue existiendo.

————————-

Salmorejo
Raciones: 4

500 gr tomate maduro
250 gr miga de pan de ayer
1 diente ajo
1 dl de aceite de oliva virgen
vinagre
sal
1 huevo
Jamón ibérico

Poner la miga de pan a remojar en agua durante 15 minutos, hasta que esté empapada.
Cocer, pelar y picar un huevo, reservar.
Escaldar los tomates para pelarlos, luego abrirlos y eliminar las pipas.
Escurrir por completo la miga de pan y ponerla en la batidora junto a la pulpa de tomate, el ajo, la sal, un chorro de vinagre y el aceite.
Batir hasta que quede una papilla líquida.
Probar y corregir de sal y vinagre, si fuera necesario.
Servir fresco y decorado con unas lascas finas de jamón iberico y el huevo picado.

Oh, ingrato

7 agosto, 2010

Mirarse en al espejo puede ser una experiencia agotadora o sencilla y cotidiana, todo depende del café de la mañana.

Porque hay días que una se mira y no reconoce su cara en el espejo, los ojos que nos miran no son, no pueden ser, los nuestros. No hay brillo, no hay color, somos en blanco y negro; o peor aún, en sepia. Hay días en que el melón oval que nos contempla con los ojos tapiados, la boca cosida y las orejas taponadas no tiene nada que ver con quien somos; como si fuera una máscara fija. En esos momentos parece que lo único que nos une a ese ser informe es el hecho de que respira a nuestro ritmo, que hace muecas imitando nuestras bobadas intimas enfrente del espejo.

Otras veces ni siquiera nos vemos cuando nos miramos; sólo comprobamos que la imagen reflejada tiene todo lo que se supone que tiene que tener y seguimos adelante con la vida.

Hay momentos, sin embargo, que nos vemos reflejados con todos los matices, con todo lo que hemos sido y lo que queremos ser. Esos son los que nos impulsan a seguir con la costumbre de mirarnos, a ver si por casualidad nos encontramos.

—————-

Crema de melón y puerros
Raciones: 4-5
500 gramos melón
200 gramos puerros
300 gramos patatas
1 litro agua o caldo blanco
1 cebolla
1 decilitro nata líquida
Aceite oliva
sal
mantequilla

Pelar y cortar el melón en dados pequeños.
Limpiar los puerros, desechar la parte más verde y cortar en rodajas la parte blanca.
Pelar y trocear la cebolla y las patatas.
Calentar un poco de aceite y de mantequilla en una cazuela.
Agregar los puerros y la cebolla y sofreírlos a fuego medio unos minutos, vigilando que no cojan color.
Incorporar las patatas y el melón y rehogarlos un par de minutos.
Cubrir con el agua o caldo.
Llevar a ebullición y cocer durante 20 minutos.
Salar si es necesario.
A continuación añadir la nata líquida, dejar que arranque de nuevo el hervor y apartarlo inmediatamente del fuego.
Dejar que se enfríe un poco y triturar. Pasar la crema por el chino para que quede bien fina.
Reservar en la nevera y servir bien fría, acompañada picatostes o un poco de melón rallado.

¿Qué, si no?

30 julio, 2010

Supieron que era amor cuando (abstemio uno y carnivoro el otro), tras compartir una noche de borrachera y desenfreno, salieron a comer a un vegetariano.

————————————

Hummus de calabacín
Raciones: 2

250 gramos calabacín
20 gramos tahina
20 gramos de almendras
1 diente ajo
0.5 zumo de limón
aceite de oliva
sal
pimienta
comino; para decorar
pimentón; para decorar

Para este plato se utiliza el calabacín en crudo.
Pelar, eliminar las pipas y trocear el calabacín.
Triturar todos los ingredientes menos los de decorar hasta que quede como una crema.
Verter en un plato y espolvorear por encima el comino y el pimentón, por último poner un hilito de aceite sobre el hummus.
Dejar reposar y servir frío.