Archive for the ‘cremas’ Category

Momentos íntimos

13 diciembre, 2011

Tengo unos amigos que se conocieron por internet y que tras intercambiar una serie de correos acabaron viviendo juntos y criando a su (hasta ahora) primer hijo. Nada raro en los tiempos que corren, en los que, como dice Ortega, “Hay quien ha venido al mundo para amar a una sola mujer y, consecuentemente, no es probable que tropiece con ella”; Sí, señores, hay que buscar hasta debajo de las piedras y cruzar los dedos para que la persona elegida no nos de calabazas.

Me cuenta mi jefe que sus padres se conocieron así, pero en la versión 1.0. Ella, telegrafista en un pueblo de la sierra peruana, el telegrafista en medio de la selva. Años de correspondencia minimalista por cuenta de Correos y Telégrafos fueron suficiente para que sin llegar aún a verse, el le escribiera algo así como “… . –.- ..- . -. — -. — … -.-. — -. — -.-. . — — … –..– -.-. …. — .-.. .- –..– .–. . .-. — — . …. . . -. .- — — .-. .- -.. — -.. . – .. .-.-.- … – — .–. .-.-.- –.- ..- .. . .-. . … -.-. .- … .- .-. – . -.-. — -. — .. –. — ..–.. … – — .–. “ A lo que ella, sin dudar un instante le respondió algo como “-.-. .-.. .- .-. — –.- ..- . … .. .-.-.- … – — .–. .-.-.- -. — — . .. — .–. — .-. – .- -.-. — — — … . .- … –..– -. — … -.-. — -. — -.-. . — — … .-.. — … ..- ..-. .. -.-. .. . -. – . .–. .- .-. .- … .- -… . .-. –.- ..- . …- .- — — … .- … . .-. ..-. . .-.. .. -.-. . … .-.-.- … – — .–. “

Aquello fue una afortunada heroicidad por ambas partes, sobre todo teniendo en cuenta que el señor telegrafista no era nada agraciado, precisamente. Sin embargo la cosa salió bien y criaron juntos a unos cuantos chiquillos.

No puedo evitar pensar en los momentos de intimidad compartida a la hora de la comida entre esos dos padres, rodeados de sus pequeños e intercambiando comentarios picarones a golpe de cubierto sobre la mesa o haciéndolos pasar por un movimiento nervioso de piernas durante la misa del domingo…

—————————–

Crema caramelizada de calabaza

Raciones: 4

600 gr de calabaza, limpia y sin pepitas
1 cebolla grande
1 zanahoria
1 diente de ajo
1 patata grande
Aceite de oliva
Medio litro de caldo de verduras
sal
pimienta
Guarnición: pipas de calabaza tostadas y peladas o semillas de sésamo o de amapola

Picar la verduras en daditos, salvo la cebolla que se cortará en juliana.
Pochar a fuego muy lento en abundante aceite la cebolla, los ajos y la zanahoria removiendo de cuando en cuando para que se caramelice sin tostarse, durante unos 20-25 minutos.
Quitar el exceso de aceite y subir el fuego.
Añadir la calabaza y la patata, remover un par de minutos y cubrir con el caldo.
Hervir unos 20 minutos a fuego medio.
Triturar quitando antes el exceso de caldo y añadiendo después el que haga falta hasta llegar a la consistencia deseada.
Salpimentar ligeramente, esta crema tiene un sabor levemente dulce que hay que evitar ahogar.
Servir con la guarnición por encima.

Tontos de baba

4 agosto, 2011

Los periódicos no cuentan la mitad de lo que pasa y la mitad de lo que cuentan es mentira. Conclusión: los periódicos no existen.

Y lo que es más importante: a pesar de que desde Educación se pretendan crear mentes sumisas y acríticas, ya no nos creemos nada sin contrastarlo y pensárnoslo varias veces (así estamos; agotaos, pero con la conciencia tranquila).

La paradoja es que ahora sólo aciertan en el tiempo (porque la época de lavar el coche porque anunciaban sol, justo antes de una tormenta, quedó atrás gracias a los satélites y a los grandes profesionales) y en el crucigrama.

—————-

Babaganoush (paté de berenjena)

3 berenjenas medianas
2 dientes de ajo
1 cucharada sopera de tahina o sésamo crudo
zumo de medio limón
Aceite de oliva
Sal
Pimienta en polvo
Comino en polvo

Lavar y asar las berenjenas hasta que estén blandas y jugosas. Se puede hacer en papillote (envueltas en papel albal bien sellado) al horno, en el horno solar o al vapor en el fuego (en ese caso es mejor cortarlas por la mitad a lo largo). Al vapor pierden un poco su sabor amargo que, aunque a este plato le va bien en general, puede ser una ventaja dependiendo de los gustos.
Cuando estén asadas, dejar templar y pelarlas.
Poner en la batidora la carne de las berenjenas, el zumo de limón, la tahina o sésamo, las especias, la sal y los ajos y batir mientras se añade el aceite al gusto, como si se estuviera haciendo una mayonesa.
Ha de quedar una pasta consistente y homogenea que pueda untarse con facilidad.

Dejar enfriar en la nevera y comer untándola sobre pan o “dipeando”.

El Rubio

9 noviembre, 2010

Escribir sobre el rubio no es tarea fácil porque, aunque le conozco hace casi quince años, sigue siendo para mi un enigma.

Es como ir por el campo, en otoño con las manos desnudas, encontrarte con una castaña envuelta en su abrigo de pinchos y querer comértela. Nueve de cada diez veces acabas pinchándote los dedos con las púas. Sólo si tienes mucha paciencia y esperas lo suficiente la cáscara defensiva se seca y se cae por si sola; aún tienes que lidiar con otras dos capas y, sólo tras mucho trabajo, consigues acceder al interior. Pero aún entonces te das cuenta de que no están ricas de verdad a menos que las cocines.

Mucho trabajo, mucho esfuerzo, mucha paciencia. Pero, a menos que te descuides y en el momento de cocinarlas se te acaben quemando, el resultado es exquisito, aunque hay que tomarlo en pequeñas dosis…

——————-

Crema aterciopelada de castañas
Raciones:2

200 gr castañas, peladas
100 gr patata
0.5 l caldo de verduras
brotes de hinojo, en conserva
Sal
un chorro de nata

Pelar 300 gr de castañas, para que se queden en 200 gr.
Para ello hacemos un corte en cada fruto y las hervimos unos 10 minutos en abundante agua con sal, las escurrimos y pelamos con la ayuda de un cuchillo y bastante paciencia.
Colocar las castañas en una olla pequeña con la patata cortada en lascas, el hinojo y el caldo de verduras.
Cocer a fuego moderado durante, al menos una hora y media, si es necesario podemos añadir un poco más de caldo o agua.
Batir bien el resultado y continuar la cocción.
Añadir un chorro generoso de nata líquida, dar un hervor, poner a punto de sal y servir.

Es una crema muy contundente, así que recomiendo servirla muy caliente pero en cuencos pequeños, adornándola con un poco de hinojo picado o una castaña pequeña y entera rescatada a media cocción.

Toda una vida

23 septiembre, 2010

Un buen día, hace ya 17 años, descubrí que llevaba aproximadamente un año sin sentarme a la mesa a comer carne.

En su momento esto tenía su aquel, puesto que era ese más o menos el tiempo que llevaba viviendo con mi compañero de entonces (carnivoro declarado) y encargandome de la cocina. No me había fijado, pero durante todo ese tiempo había estado cocinando de manera que el se comía la carnaza y yo me dedicaba a hacerles los honores a las (cada vez más elaboradas) guarniciones vegetales.

Me dio que pensar, claro; y aunque yo no he sido nunca de mucho comer (con una vez al día suelo tener más que suficiente) y mi metabolismo es más lento que un caracol cojo, me propuse hacer una prueba empirica.

Después de una comilona a base de cocido dominguero en casa de mi má, me sentí como las serpientes cuando se tragan un bicho entero… descubrí que si quería llevar una vida social medianamente normal, tenía que dejar de comer carne o mi quehacer tras la ingesta se reduciría a la pachorra propia de un reptil en el polo.

“Lo mismo es que soy vegetariana”, pensé yo entonces. Pues va a ser que si.

————————————

Crema de verduras al cardamomo
Raciones: 6

200 gramos espinacas
200 gramos calabacín
200 gramos berenjena
150 gramos calabaza
150 gramos zanahoria
150 gramos patata
50 gramos mantequilla
200 gramos nata; líquida, O
leche entera
2 cucharaditas curcuma
1 cucharadita cardamomo, molido
sal
sésamo; crudo

Lavar las verduras.
Pelar patatas, zanahorias, calabaza y berenjenas.
Cortar toda la verdura y ponerla a cocer.
Hervir a fuego medio hasta que estén tiernas.
Escurrir por completo (podemos conservar el caldo de verduras resultante)
Pasar por la batidora las verduras hasta que quede un puré muy fino.
Ir añadiendo la mantequilla, la sal y la nata o leche.
Si queda demasiado espeso añadimos un poco del caldo de cocción.
Añadimos la curcuma y el cardamomo.
Probamos y rectificamos de sal y especias.
Una vez al gusto damos un hervor y servimos caliente.
Presentamos decorado con semillas de sésamo tostadas al momento en una sartén sin aceite.

Esta crema es un plato de aprovechamiento, admite cualquier verdura que tengamos en la nevera, salvo aquellas de sabor muy fuerte (como col, apio, coliflor…), el sabor ha de ser suave, la textura firme y el color agradable. Predomina el gusto al cardamomo.