Archive for 24 abril 2012

Absurdeces

24 abril, 2012

Los centros sociales autogestionados es lo que tienen, que se aprende por ensayo error, la mayoría de las veces en cabeza propia; porque, por mucho que nos cuenten los viejos insurgentes, somos cabezotas, viscerales y hacemos todo tipo de cosas absurdas solo para ver que pasa.

En el EKO, aunque llevamos apenas cuatro meses abiertos, ya tenemos tradiciones milenarias jocosas. Una de ellas es recoger en un bote aparte todas las monedas pequeñas (5, 2 y 1 centimos). Es un bote que no se contabiliza, que no piensa utilizarse para nada en concreto, cuya unica razón de existir parece ser ocupar espacio (físico y mental) y… confundir al personal a la hora de hacer las cuentas.

Es, en fin, “El bote absurdo”.

Pero, como todo, tiene sus cosas buenas; básicamente los diálogos para besugos que se producen alrededor de todo lo que tiene que ver con él, las risas… y la lucha política entre dos grupúsculos de poder enfrentados: por un lado el mayoritario y profundamente respetado K.E.B.A.B. (Kolectivo Escrutador contra el Bote Absurdo y sus Bobadas) y por otro el antiguo partido en el poder, el denostado y unipersonal F.A.B.A.D.A (Frente de Apoyo al Bote Absurdo y su Defensa Activa), hoy día en la oposición.

La lucha está garantizada y es a muerte; ¡qué gane el mejor!.

____________

Kebab de cordero

Raciones: 4

500 gramos carne picada de cordero
1 pimiento verde o rojo
0.5 cucharadita jengibre; en polvo
0.5 cucharadita garam masala
0.5 cucharadita pimentón dulce o picante
0.25 cucharadita pimienta blanca; molida
aceite de oliva

Picar finamente el pimiento y la carne de cordero (si el carnicero os la pica al comprarla, tanto mejor)
En un bol, mezclar el pimiento muy picado con la carne y las especias.
Mezclar bien.
Después hacer cilindros con la carne y ensartarlos en una brocheta.
Pasarla por la plancha, con un poco de aceite de oliva.
Servir los kebabs de cordero acompañados de guarnición de ensalada o arroz basmati y con salsa de yogur (yogur natural con una pizca de sal, pimienta y especias al gusto).
Podéis varias las especias si lo queréis más picantes.

Capricho dulce

13 abril, 2012

Creábamos un nuevo color de carmín cuando, por fin, nos decidimos a mezclar alientos, bocas y lenguas, con el ansia doble nacida de la expectación y lo prohibido.

Chocábamos como piezas de un rompecabezas que no cuadraban a la primera, que costaba encajar; huecos y volúmenes idénticos que no se guiaban por el instinto, que se estudiaban lentamente para encontrarse, finalmente, anudados.

Perseverábamos, con la fuerza de la constancia y con la sutileza que da la sabiduría propia en un cuerpo ajeno. Mediamos la urgencia, la fuerza, el ritmo; surgía, así, de una manera distinta el resultado cotidiano.

Como si de un vino suave se tratase, repetíamos. Copa tras copa hasta que el cuerpo no aguantaba ya, ebrio.

Y yo aquí, tan sobria desde hace tanto tiempo…

—————

Jalea o mermelada de vino tinto

Una botella de vino tinto
500 gr de manzanas
600 ml de agua
Azúcar
Una cucharadita de pimienta rosa y blanca en grano
Agar-agar en polvo (opcional)

Lavar y trocear las manzanas, corazón y piel incluidos.
En una olla poner a cocer las manzanas, la pimienta, el vino (usa un vino que beberías con agrado) y el agua.
Cuando rompa a hervir cocer destapado a fuego medio, para que vaya reduciendo, mientras las manzanas se cuecen hasta deshacerse. Aproximadamente 40-60 minutos.
Colar el resultado en un colador fino o con una muselina y medir el volumen de líquido resultante.
Poner el líquido a cocer de nuevo añadiendo la mitad de peso en azúcar por cada volumen de líquido (50 gr por cada 100 ml,…)
Cocer a fuego vivo removiendo de vez en cuando al menos durante 20 minutos si queremos hacer mermelada o hasta que espese ligeramente si queremos hacer jalea.

Si se quiere que el resultado final sea una mermelada, volver a medir el volumen de líquido y añadir el agar-agar en polvo según las instrucciones del fabricante.
Cocer 5 minutos más sin dejar de remover.

En ambos casos, pasar el resultado a tarros esterilizados y hacer el vacío, cociéndolos durante 30 minutos.
Dejar enfriar, etiquetar y guardarlos en una despensa oscura.

Tanto la mermelada como la jalea son un buen acompañamiento para quesos de todo tipo, carnes e, incluso, como parte del aliño de ensaladas.