Archive for 20 junio 2011

Tiempo de cerezas

20 junio, 2011

Llega el tiempo de cerezas, de recoger frutos, comerlos sin bajar de la escalera y seguir recogiendo, empachados pero felices.

Después de once años de vivir juntos y diez de hacerlo como pareja (¡ah, ese primer año en que nos caíamos tan mal….!) es buen momento para parar y rememorar la complicidad, las batallas (mutuas y ajenas) y las risas, sobre todo las risas; porque, sentimientos aparte, ha sido un tiempo muy divertido.

Aprovechando que vamos al sur a celebrarlo, podremos tomar el calor como excusa y empezar de cañas tras el desayuno; así las fotos nos darán más juego, por lo difícil que es recordar, tras varias birras, donde y cuando narices las hicimos y, sobre todo, porqué…

—————–

Tarta de cerezas
Raciones: 6-8

Para la masa quebrada:
200 gr de harina
100 gr de margarina
60 ml de agua
Para el relleno:
1/2 kilo de cerezas maduras, deshuesadas
250 ml de agua
1 cucharadita de azúcar vainillado
3 cucharadas soperas de maizena
Colorante alimentario rojo (dependiendo de la variedad de cereza)

Mezclar con un tenedor la mantequilla con la harina, echar el agua, y terminar de amasar con la mano.
Formar una bola con la masa, tapar con papel film y guardar en la nevera durante 4-6 horas.
Calentar al fuego las cerezas sin agua (enteras sin hueso o partidas por la mitad) durante unos cinco minutos, sin dejar de remover.
Sacar del fuego, colar y reservar el líquido que suelten.
Mezclar el agua, el azúcar y la maizena.
Añadir las cerezas y cocer durante unos minutos más hasta que espese un poco.
Añadir el líquido de la primera cocción de las cerezas (si la variedad de fruta no es muy roja podemos mezclar con un poco de colorante alimentario para que el resultado sea más vistoso), cocer un par de minutos más, mezclando bien, y reservar.
Precalentar el horno a 220º.
Separar la masa en dos partes y estirarlas con un rodillo sobre una superficie enharinada hasta que tenga el tamaño necesario para cubrir por completo un molde redondo de unos 20 cm de diámetro.
Con una parte cubrir la base del molde.
Añadir el relleno de las cerezas y cubrirlo con tiras de aproximadamente un centímetro de ancho, colocadas formando una cubierta enrejada que deja ver el relleno.
Hornear durante 35-40 minutos.
El resultado es una tarta con mucho sabor a fruta y nada dulce, que va perfecta acompañada de helado o crema de chocolate blanco.

Aprender desde los márgenes

6 junio, 2011

Me he encontrado este ameno vídeo que ilustra perfectamente cómo aprendemos muchas de las cosas que nos dan una cierta calidad de vida. Y os dejo mi aporte, por pequeño que sea.

—————–

Yogur griego
Raciones: 6

Un yogur griego
Un litro de leche entera
Tarros de cristal con tapa
Una olla grande con tapa
Agua caliente

En un recipiente mezclar el yogur con un poco de leche y diluirlo completamente.
Mezclar con la leche restante hasta que quede homogeneo.
Rellenar con el resultado los tarros de cristal.
En la olla poner agua caliente (se puede utilizar la del grifo del agua calente – que sale a unos 50º, la temperatura ideal-) hasta más o menos la mitad de la altura de los tarros.
Introducir los tarros con el yogur, destapados, en la olla y tapar esta con su tapa.
Mantener constante la temperatura del agua durante 5-6 horas.
-En invierno, cuando la calefacción está dada, simplemente colocar la olla sobre el radiador
-En verano se puede cambiar el agua cada 2 horas aproximadamente o “abrigar” la olla con una manta para que el calor se disipe más lentamente.
Transcurrido ese tiempo, sacar los botes del baño, taparlos individualmente y conservar en la nevera tanto tiempo como marque la fecha de caducidad del yogur original.

Con esta sencilla receta se pueden hacer tantas variantes como se desee, utilizando leche desnatada (teniendo en cuenta que al ser desnatado el resultado final será menos cremoso), semidesnatada, de cabra, añadiendo azúcar (que disolveremos completamente en la mezcla), poniendo en el fondo de los tarros mermeladas, muesli, siropes…. Y no sólo los hacemos a nuestro gusto, si no que por mucho menos dinero (apróximadamente la mitad) tenemos un producto exquisito.