Archive for 24 febrero 2011

El rollito de la primavera

24 febrero, 2011

Ahora que aún estamos sufriendo el invierno (yo, desde que me volví de Las Palmas los inviernos no los paso, los sufro) y suspiramos por el calorcito, por poder quitarnos el abrigo y enseñar un poco de carne sin sufrir un resfriado; aunque, en fin, el punto exibicionista persiste a pesar del frío, pero por debajo de la bufanda, lo que hace que dependa más de la imaginación del buen mirón…

Ahora, decía (que me disperso), que estamos deseando poder alargar las tardes en los parques (treintañeros largos haciendo botellón como los chiquillos, eso sí, con pasta en el bolsillo para pagar la multa y/o humor suficiente para ir a la charla de concienciación-anti-botellón) y que deseamos poder ir en bici sin que se nos hiele la nariz…

Es ahora cuando nos olvidamos, por completo, de los ojos llorosos, los estornudos y el salir de casa con el bolso ocupado por ventolines variados, antistaminicos a saco y kleenex suficientes para desertizar media Galicia.

Ah, memoria infiel!! Te olvidaste de la alergia al polen!!!

—————-

Mis rollitos de primavera
Raciones: 6 ud

100 gr de zanahoria
100 gr de calabaza
100 gr de col
un puñado de pasas
una cucharada sopera de sésamo, crudo
salsa de soja
aceite
sal
pasta para rollitos

Limpiar y pelar la calabaza y las zanahorias. Rallarlas.
Limpiar la col y cortarla en juliana fina, desechando los trozos blancos más duros.
En una sartén con un poco de aceite añadir el sésamo crudo y darle un par de vueltas, para que se dore un poco.
Añadir las verduras y rehogar a fuego fuerte un par de minutos, lo justo para que las verduras suban de color y queden aún aldente.
Añadir las pasas y un chorro generoso de salsa de soja. Reducir a fuego suave hasta que el líquido de la salsa se evapore.
Rectificar de sal (hay salsas de soja que llevan sal, así que a veces no es necesario).
Apagar el fuego y dejar templar antes de montar los rollitos.
Presentar una hoja de pasta para rollitos (son cuadradas) con un vértice hacia el cocinero, colocar una porción generosa de relleno y armar el rollito (podeís ver imágenes aquí )
Antes de cerrar la última punta la humedecemos pintándola con un poquito de agua (con el pincel de cocina o la punta de los dedos limpios) y presionando la masa para que no se nos abra al freir.
Freír los rollitos en abundante aceite caliente hasta que estén dorados, sacarlos y escurrirlos sobre papel de cocina.

Acompañar con salsa agridulce o con vinagre de frambuesa.

Días de frío

17 febrero, 2011

En estos días de invierno social, no distingo entre Karl y Groucho, pero me divierte la acción.

———-

Ensalada de invierno
Raciones: 2

Espinacas frescas
Una naranja
Nueces peladas
Sésamo crudo, una cucharada sopera
Aceite de oliva virgen
Vinagre de módena
Sal
Pimienta

Lavar bien y escurrir las hojas de espinacas desechando los tallos. Cortarlas en juliana fina.
Pelar la naranja y cortarla en cuadrados pequeños, reservar el jugo que suelta al cortarla.
Romper entre las manos las nueces peladas para que queden trozos toscos.
En una sartén sin aceite, tostar el sésamo.
Mezclar en una ensaladera estos ingredientes y aliñar con el jugo de la naranja, un chorro de aceite, un chorro generoso de vinagre de módena. sal y pimienta.

Si el amor es la respuesta…

14 febrero, 2011


Amar es no tener que decir nunca “lo siento”.
Contigo pan y cebolla.
Ama y haz lo que quieras.
Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección.
Si Amas algo déjalo libre, si regresa es porque es tuyo, si no, nunca lo fue.
Quien bien te quiere te hará llorar.
Al primer amor se le quiere más, a los otros se les quiere mejor.
.
.
.
Y cientos de clichés más, la red está llena de palabras de amor prestadas.

Pero yo insisto en la frase que más me gusta; Si el amor es la respuesta… ¿puedes repetir la pregunta? (y supongo que la pregunta viene a ser algo así como… ¿qué narices se celebra hoy, con tanto corazoncito en forma de culo estilizado, tanto rojo y dorado, tantos ramos de flores, tanta sobredosis de azúcar?)

———————-

Basmati con curry de cebollas.
Raciones: 4

Arroz basmati: 1 vaso
Agua: un vaso y medio
Una cebolla
Un vaso de nata líquida ligera o leche de coco
Aceite
sal
Una cucharadita de curry picante.

Limpiar y cortar la cebolla en juliana.
Ponerla a pochar a fuego medio-bajo, tapada, en una sartén honda con un poco de aceite. Salar ligeramente y remover de vez en cuando para evitar que se dore hasta que quede blanda y casi cocida.
Añadir el curry, mezclandolo bien con la cebolla y añadir la nata o leche de coco. Reducir a fuego suave mientras preparamos el arroz.
Lavar el basmati con agua fresca y la ayuda de un colador hasta que el agua salga limpia. Dejar escurrir.
Mientras el arroz escurre, poner al fuego una olla pequeña con un chorrito de aceite.
Añadir el arroz cuando el aceite esté caliente y darle unas vueltas para encamisarlo y que no suelte el resto del almidón mientras se cocina.
Añadir el vaso y medio de agua y un poco de sal, llevarlo a ebullición y dejarlo cocer a fuego suave, tapado y sin moverlo durante unos 12- 15 minutos, hasta que el agua se haya evaporado por completo.
Apagar el fuego del arroz y dejarlo reposar, tapado, un par de minutos más.
Apagar también en fuego del curry de cebollas y emplatar.

Se puede acompañar con nan, o con papads (unas tortas finas y crujientes de harina de lentejas, que se encuentran facilmente en los supermercados arabes o hindús)