Archive for 19 enero 2011

Princesita

19 enero, 2011

No se que hacer; han dado las doce y los harapos se han convertido en mi modelito de diseño, la calabaza es otra vez mi cochazo (aunque los dichosos Manolos de cristal siguen encojiendo mis deditos) y lo que antes eran varios simpaticos ratoncitos vuelven a ser los estirados de mis asistentes…

Así no hay manera de ligarme al jardinero… maldita lucha de clases!

———————-

Mermelada de calabaza

900 gr de calabaza
300 gr de azúcar
1 cucharada sopera de jengibre fresco, rallado
zumo de un limón
1 palo de canela

Limpiar de pepitas la calabaza, la pelamos y cortamos en daditos pequeños.
La mezclamos bien con el azúcar y dejamos reposando toda la noche.
Al día siguiente habrá soltado todo su líquido.
Poner al fuego junto con la canela, el jengibre rallado y el zumo del medio limón, primero a fuego fuerte hasta que hierva y luego bajaremos a fuego lento.
Remover con cuidado de que no se pegue y le daremos unos golpes de batidora para que se deshaga un poco la calabaza, pero con cuidado de no triturarlo todo.
Dejar la mermelada durante unos 45-60 minutos hasta que tenga consistencia de mermelada.
Poner en botes previamente esterilizados al baño maría para que se conserven entre 6meses-1 año o boca abajo durante 24h para que se conserven hasta 3 meses.

Anuncios

Ni carbón…

6 enero, 2011

Serán orientales, serán magos, serán reyes… ¡pero no tienen ni pizca de sentido del humor!.

Igual me lo he buscado por  terminar la carta con la coletilla “Salud y República”…

———————

Nan de yogur
Raciones: 2-4

175 gr harina normal
125 gr yogur natural
entre 1 y 3 cucharadas soperas agua templada
1 cucharadita de sal

Poner en un bol la harina, la sal y el yogur y mezclar con una cuchara.
Incorporar una a una las cucharadas de agua templada y amasar con energía.
Se trata de conseguir una masa blanda pero que se despegue de las manos. Incorporar primero una cucharada y amasar bien, y si hace falta la segunda o una tercera.
Si se queda pegajosa, añadir un poco de harina.
Hacer 4 bolas o 2, dependiendo el número de comensales.
Aplástarlas y freirlas en abundante aceite de oliva caliente un minuto por cada lado.

Sacar, escurrir en papel absorbente y servir.

La pereza

4 enero, 2011

Me levanto pronto, asombrosamente pronto; en cuanto sale el sol me despierto (lo que en verano significa levantarse a horas indecentes) y me levanto como movida por un resorte, con mucha energía, aunque a esas horas mato por un café o un té.

Sí, sin duda las mañanas son mi parte preferida del día, y las mañanas del fin de semana, soleadas, frescas, de otoño o primavera, son las mejores: Cambio un café (bien hecho, que a mi me sale fatal) por una tostada de coca, con mantequilla y mermelada.

… Volver con el desayuno a la cama, repasar el correo o leer un ratito mientras desayunamos, alargar la pereza un poco más (saboreándola como un regalo raro), que luego ya no hay quien nos tumbe en todo el día, siempre de acá para allá, con mil cosas entre manos.

———-

Coca de patata
480 gramos harina fuerte
225 gramos patata; cocida
150 gramos azúcar
75 gramos mantequilla
3 huevos
30 gramos levadura; fresca
agua tibia

Cocer, escurrir y machacar la patata con un tenedor o pasandola por el pasapurés.
Mezclar el puré con la harina, el azúcar y la mantequilla, amasando con los dedos hasta conseguir una mezcla de tacto arenoso.
Añadir los huevos y la levadura disuelta en un poco de agua tibia.
Mezclar de nuevo hasta que quede una masa un poco pegajosa.
Taparla con un paño limpio y dejar que suba durante una hora, colocandola en un lugar cálido (25-30º).
Se vuelve a amasar en el mismo recipiente y dejar reposar, igual que antes, una hora para que suba de nuevo.
Sacar la masa a una mesa enharinada y amasar de nuevo, enharinando la mesa y las manos cuanto sea necesario para que la masa no se pegue; amasamos energicamente y con movimientos envolventes, añadiendo un poco de harina, si es necesario, hasta que la masa no se pegue a los dedos.
Dividir la masa en seis bolas iguales y darles forma de bollo redondo.
Poner las bolas en una placa de horno espolvoreada con harina dejando espacio entre ellas, pues doblarán su volumen en la tercera fermentación.
Otra hora después, meter la placa al horno precalentado.
Hornear durante 30 minutos a 160º hasta que se dore.

Servirlas cortadas en rebanadas tal cual o espolvoreadas con canela o tostadas con mantequilla y mermelada. Se conserva muy bien durante, al menos, una semana, fuera de la nevera y tapada con un paño.

Si dividimos cada una de estas seis bolas en 16-20 bolitas de masa (antes de la última fermentación), las dejamos fermentar (tapadas y al calor) y luego las horneamos durante unos 15 minutos, obtendremos unos esponjosos bocaditos que luego se pueden rellenar de crema pastelera o nata.