Cuentos chinos

Cuando no puedo dormir por las noches, tengo varios remedios; unos me gustan más que otros.

Me encanta leer e ir notando como, poquito a poco, se me van cerrando los ojos e intento prestar atención… pero invariablemente, a la mañana siguiente, tengo que volver a leer la última página porque no me he enterado de nada.

También me gusta mucho escuchar algún audiolibro, con los cascos puestos o el altavoz especial que tengo para poner debajo de la almohada si duerno acompañada.

Pero sin duda niguna la mejor manera de dormirme es cuando mi consorte accede a contarme alguna historia…
“- Cuéntame un cuento, porfa.
– ¿Tema?
– No se, matemáticas, física, informática… algo que te mole y de lo que no entienda nada, para que no tenga que seguirte el hilo…
– Veamos… En 1637, Pierre de Fermat escribió en el margen de su copia del Arithmetica de Diofanto: “Es imposible descomponer un cubo en dos cubos, un bicuadrado en dos bicuadrados, y en general, una potencia cualquiera, aparte del cuadrado, en dos potencias del mismo exponente. He encontrado una demostración realmente admirable, pero el margen del libro es muy pequeña para ponerla”. Esto dejó desconcertados a los matemáticos durante siglos, hasta que en 1994, Wiles demostro que bla, bla, bla…
– Zzzzzz”

¡Infalible, oiga!, yo me quedo frita al instante y él pasa la noche en vela pensando en la historia de la ciencia…

Aunque también es cierto que hay otras cosas, que implican más actividad, que también me ayudan a dormir…

——————–

Ensalada templada de setas chinas
Raciones: 4

0.5 berenjena
1 tomate
0.5 pimiento rojo
0.5 pimiento verde
10 setas negras deshidratadas
lechuga
2 cucharadas soperas sésamo; crudo
aceite
vinagre de frambuesa
sal
salsa de soja

Poner las setas chinas deshidratadas en un cuenco y añadir agua hirviendo y un buen chorro de salsa de soja.
Dejar hidratar mientras preparamos el resto de los ingredientes.
Picar en cuadraditos y reservar por separado los pimientos limpios y sin pepitas, la berenjena pelada y el tomate.
Cortar en juliana la lechuga.
Poner una sartén con un poco de aceite y dorar la berenjena picada.
Sacarla a la ensaladera escurriendo el aceite sobrante.
En la misma sartén con el mismo aceite dorar el pimiento picado.
Sacarlo a la ensaladera escurriendo, si hay, el aceite sobrante.
Mientras doramos el pimiento, escurrir las setas y picarlas en juliana, reservando algunas para decorar.
En la misma sartén rehogar ligeramente las setas.
Sacarlas a la ensaladera.
En la misma sartén tostar el sésamo, con cuidado de que no se queme.
Sacarlo a la ensaladera y añadir el tomate picado y la lechuga.
Añadir la sal y mezclar bien.

Servir templada, decorando el plato con las setas enteras que reservamos antes y con unos hilos de vinagre de frambuesa.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: