Niveles

Yo, en la superficie, soy una tía muy tímida y parezco bastante asocial. Vamos a ver; a priori nadie me parece malo, así en general… pero normalmente una charla intrascendente de 5 minutos (escucho más que hablo, y se que a veces eso desalienta a mis interlocutores) basta para que las personas dejen de interesarme. Como buena individualista en busca de soluciones comunitarias, tiendo a ser bastante brusca ante las banalidades y a escurrirme entre el humo y desaparecer. Hasta la próxima vez que coincidamos por casualidad, en la que casi siempre nos doy una segunda (y tercera y cuarta…) oportunidad de congeniar.

Como os decía: en la superficie. Porque luego, en el fondo, soy una tipa muy de intimidad, muy vísceral (corazón y cerebro, aún no tengo muy claro en que orden) y extremadamente celosa con mis afectos. Más de hechos que de palabras, mas de comunicar que de hablar y más de silencios que de parloteo. Claro que para esto los dos interlocutores tenemos que pasar al nivel de conquistador-conquistado y eso requiere tiempo y dedicación; pero a veces pasa, ¡se han dado casos!.

¿Qué eso consigue que me pierda muchas cosas?… No lo dudo. Pero hace que me quede con las brasas (y su calor constante) a despecho del inconstante fuego o del humo que acaba disipándose. Además no podría fingir lo contrario, ¡así que no me queda otra!

————-

Huevos ahumados

huevos frescos
sal ahumada
un recipiente hermético

Tomar tantos huevos como queramos ahumar, lavarlos bien con agua para eliminar las posibles impurezas y secarlos por completo con un paño limpio.
En el recipiente hermético (un taper, un frasco de boca ancha…) echar una capa de sal ahumada (la que se utiliza para ahumar el salmón) siguiendo las instrucciones del fabricante (dependiendo de la marca viene preparada para utilizarla tal cual o más concentrada para mezclarla con sal marina normal).
Colocar los huevos encima de manera que no se toquen entre ellos y cubrirlos por completo de sal ahumada.
Cerrar herméticamente y dejar reposar en la nevera; mínimo un par de días, para un ligero sabor ahumado o más tiempo, para aumentar el sabor.
Transcurrido el tiempo elegido sacar los huevos de la sal (reutilizable) y usarlos de manera normal.

Para los curiosos; este proceso se produce porque la cáscara de huevo es una membrana proteica calcificada que, pese a parecer sólida, es bastante porosa y permite un intercambio tanto de gases (en este caso el aroma ahumado) como de líquidos y microorganismos (por eso es tan importante lavar y secar los huevos de corral lo antes posible tras la puesta, para evitar la salmonelosis).
Este mismo proceso se usa para trufar los huevos (se utiliza trufa picada y no en tanta cantidad, claro, aunque se suelen dejar al menos una semana trufandose, para obtener un aroma ligero). De hecho de ahí es de donde saqué la idea y no entiendo porqué no se puede hacer con otros materiales aromáticos (especias, ajo, café…); tengo que probar!!!

Anuncios

Etiquetas: ,

Una respuesta to “Niveles”

  1. lulalook Says:

    Hija eres un pazo de descubrimiento XDXDXD, no lo había oído nunca, pero voy a comentarlo mañana en casa y lo mismo lo pruebo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: