Toda una vida

Un buen día, hace ya 17 años, descubrí que llevaba aproximadamente un año sin sentarme a la mesa a comer carne.

En su momento esto tenía su aquel, puesto que era ese más o menos el tiempo que llevaba viviendo con mi compañero de entonces (carnivoro declarado) y encargandome de la cocina. No me había fijado, pero durante todo ese tiempo había estado cocinando de manera que el se comía la carnaza y yo me dedicaba a hacerles los honores a las (cada vez más elaboradas) guarniciones vegetales.

Me dio que pensar, claro; y aunque yo no he sido nunca de mucho comer (con una vez al día suelo tener más que suficiente) y mi metabolismo es más lento que un caracol cojo, me propuse hacer una prueba empirica.

Después de una comilona a base de cocido dominguero en casa de mi má, me sentí como las serpientes cuando se tragan un bicho entero… descubrí que si quería llevar una vida social medianamente normal, tenía que dejar de comer carne o mi quehacer tras la ingesta se reduciría a la pachorra propia de un reptil en el polo.

“Lo mismo es que soy vegetariana”, pensé yo entonces. Pues va a ser que si.

————————————

Crema de verduras al cardamomo
Raciones: 6

200 gramos espinacas
200 gramos calabacín
200 gramos berenjena
150 gramos calabaza
150 gramos zanahoria
150 gramos patata
50 gramos mantequilla
200 gramos nata; líquida, O
leche entera
2 cucharaditas curcuma
1 cucharadita cardamomo, molido
sal
sésamo; crudo

Lavar las verduras.
Pelar patatas, zanahorias, calabaza y berenjenas.
Cortar toda la verdura y ponerla a cocer.
Hervir a fuego medio hasta que estén tiernas.
Escurrir por completo (podemos conservar el caldo de verduras resultante)
Pasar por la batidora las verduras hasta que quede un puré muy fino.
Ir añadiendo la mantequilla, la sal y la nata o leche.
Si queda demasiado espeso añadimos un poco del caldo de cocción.
Añadimos la curcuma y el cardamomo.
Probamos y rectificamos de sal y especias.
Una vez al gusto damos un hervor y servimos caliente.
Presentamos decorado con semillas de sésamo tostadas al momento en una sartén sin aceite.

Esta crema es un plato de aprovechamiento, admite cualquier verdura que tengamos en la nevera, salvo aquellas de sabor muy fuerte (como col, apio, coliflor…), el sabor ha de ser suave, la textura firme y el color agradable. Predomina el gusto al cardamomo.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Una respuesta to “Toda una vida”

  1. Ilu Says:

    Pero que linda historia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: