Oh, ingrato

Mirarse en al espejo puede ser una experiencia agotadora o sencilla y cotidiana, todo depende del café de la mañana.

Porque hay días que una se mira y no reconoce su cara en el espejo, los ojos que nos miran no son, no pueden ser, los nuestros. No hay brillo, no hay color, somos en blanco y negro; o peor aún, en sepia. Hay días en que el melón oval que nos contempla con los ojos tapiados, la boca cosida y las orejas taponadas no tiene nada que ver con quien somos; como si fuera una máscara fija. En esos momentos parece que lo único que nos une a ese ser informe es el hecho de que respira a nuestro ritmo, que hace muecas imitando nuestras bobadas intimas enfrente del espejo.

Otras veces ni siquiera nos vemos cuando nos miramos; sólo comprobamos que la imagen reflejada tiene todo lo que se supone que tiene que tener y seguimos adelante con la vida.

Hay momentos, sin embargo, que nos vemos reflejados con todos los matices, con todo lo que hemos sido y lo que queremos ser. Esos son los que nos impulsan a seguir con la costumbre de mirarnos, a ver si por casualidad nos encontramos.

—————-

Crema de melón y puerros
Raciones: 4-5
500 gramos melón
200 gramos puerros
300 gramos patatas
1 litro agua o caldo blanco
1 cebolla
1 decilitro nata líquida
Aceite oliva
sal
mantequilla

Pelar y cortar el melón en dados pequeños.
Limpiar los puerros, desechar la parte más verde y cortar en rodajas la parte blanca.
Pelar y trocear la cebolla y las patatas.
Calentar un poco de aceite y de mantequilla en una cazuela.
Agregar los puerros y la cebolla y sofreírlos a fuego medio unos minutos, vigilando que no cojan color.
Incorporar las patatas y el melón y rehogarlos un par de minutos.
Cubrir con el agua o caldo.
Llevar a ebullición y cocer durante 20 minutos.
Salar si es necesario.
A continuación añadir la nata líquida, dejar que arranque de nuevo el hervor y apartarlo inmediatamente del fuego.
Dejar que se enfríe un poco y triturar. Pasar la crema por el chino para que quede bien fina.
Reservar en la nevera y servir bien fría, acompañada picatostes o un poco de melón rallado.

Anuncios

Etiquetas: , ,

3 comentarios to “Oh, ingrato”

  1. lulalook Says:

    Vaya pinta!!! puedo cambiar la patata por algún otro alimento¿??

  2. regimenabierto Says:

    La patata lo que hace es dar textura (espesar y dar cuerpo) sin añadir ningún sabor.
    Puedes hacer la receta sin patata, añadiendo menos agua de cocción o intentar sustituirla por, no se, calabacín… Prueba a ver.

  3. lulalook Says:

    Okis lo probaré y yate diré, es que el endocrino me la ha prohibido :S y busco sustitutos ;D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: