Sin ánimo de ofender

Mire usted, señora: vaya por delante que yo a usted no la conozco y no puedo entender sus circunstancias, pero, dicho sea con todos mis respetos… ¡Métase sus creencias donde le quepan!

¿No se da cuenta de que voy con los cascos puestos por la calle, entre otras razones, para evitar charlas como esta? Ya, ya se que es domingo por la mañana, pero tal vez si usted me mira con detenimiento se dará cuenta de que no estoy yendo a misa de ocho.

Ah, así que sí me ha mirado y, tras echar un vistazo a mi tatuaje y a mi pinta de no haber dormido mucho, ha decidido que hoy, precisamente hoy, ha encontrado un alma susceptible de ser salvada; la mía, para ser más precisos…

Desengañese señora… ¡No quiero ser salvada! Y es que no creo que haya nada de lo que salvarse. Pero usted sigue y sigue… Ya, ya se que usted cree que aún así dios me ama, ¡pero es que él no es mi tipo!. ¡Si hasta el pan nuestro de cada día lo hago yo misma…!

Le propongo un trato. Verá, algún día ambas estaremos muertas y entonces pueden ocurrir dos cosas: o bien tiene usted razón y hay vida más allá de la muerte, en cuyo caso tendrá usted (tal como manda la tradición de su fé) toda una eternidad para recordarme lo muy equivocada que yo estaba (usted gana y tendré que rendirme a la evidencia) o bien todo se termina entonces, con lo cual usted no se enterará (aunque habrá muerto con la convicción de que, en unos instantes podrá empezar a salvar mi alma). En ambos casos usted puede tener la conciencia tranquila, que es a fin de cuentas de lo que se trata ¿no?.

No puede perder, es un trato inmejorable… ¿Qué le parece? ¿Nos vemos en la otra vida?… ¡Genial entonces!, ahora cállese y déjeme disfrutar de mi domingo.

———————

Pan de aceite
Raciones: 10

0.5 Kilo harina
0.5 Kilo harina fuerte
0.5 litro agua
80 gramos aceite de oliva
80 gramos levadura; prensada
20 gramos sal

Amasar todos los ingredientes hasta que se sequen, es decir hasta que no se peguen a los dedos o a las paredes del robot (dependiendo de si la hacemos a mano o a máquina).
Apretar la masa y dejar reposar unos 10 minutos.
Dividir la masa en 10 raciones iguales y dar forma de barritas, hacierdo unos cortes superficiales diagonales para que la masa rompa por allí al fermentar,
Colocar en la placa del horno enharinada; tener en cuenta que las barras duplicarán su volumen, así que darles suficiente espacio para que no se peguen entre sí.
Poner a fermentar durante 45 min – 1 hora, cubriendo la placa con un paño limpio y húmedo, en un lugar cálido (que esté a unos 30 º C).
Hornear 10-15 min a 180º dándole la vuelta a la placa a mitad de cocción para que se dore por igual.

Esta es una masa base de pan para aperitivos; podemos añadirle, cuando ya la masa esté hecha y justo antes de ponerla a reposar, hasta 100 gramos de cualquier producto seco (espinacas cocidas y escurridas, hierbas o especias, ralladura de zanahoria, pasas, bayas de goyi…) y personalizar, así, la masa a nuestro gusto, dependiendo del uso que le queramos dar.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: